Hoy hasta un ‪30 %‬ de descuento en pósters
Válido en pedidos de al menos € 29.

Si vas a volver a pintar

Una forma inteligente y fácil de darle a una habitación nueva vida y estilo es volver a pintarla. Por un lado, el acabado de la habitación se verá como nuevo, al mismo tiempo que van a desaparecer las marcas e imperfecciones y por otro, lo viejo y aburrido se transformará en fresco y actualizado.

1. No te conformes con las muestras de pinturas, prueba lo que elegiste  provmåla!
¿Quién no cometió el error de tomar prestada una muestra de pintura de la tabla de colores y descubrió después que el color no se parecía en nada a la muestra de la tienda? Bueno, es probable que nos haya pasado a todos. Mejor pídele a la tienda una pequeña cantidad de pintura y tomate un tiempo para probarla en la pared que quieres pintar. Esto te ayudará a estar más cerca del color real y a saber si es en verdad la opción que te enamoró en la tienda.

Jotun

Jotun Color Chart 2021

 

2. El color de la pared cambia según la luz
Esto puede resultar especialmente problemático con tonos claros de gris, por ejemplo. Un tono gris claro, con la luz brillante de una tienda se puede ver equilibrado y amarillento, mientras que en la pared de casa se ve azul o morado según la luz de la habitación y las demás condiciones. El color de una pared en un rincón oscuro de casa se puede percibir diferente a si está en una pared a la que el sol le da directamente. También puede cambiar según la hora del día, desde la mañana soleada hasta la noche cálida. Te recomendamos probar la pintura en una parte de la pared donde puedas ver los cambios de tonalidad durante el día, y en diferentes paredes de la habilitación para asegurarte que es el tono correcto.

3. Planifica el cuadro completo
No olvides que las paredes recién pintadas tienen que combinar con los muebles y el resto de la habitación. ¿Las cosas que ya tienes combinan con el nuevo color de pintura o estás penando en comprar muebles nuevos? Si vas a dejar los muebles que tienes, piensa en combinarlos con el nuevo color y tal vez renovar los textiles, por ejemplo. ¡Y no olvides el suelo!

4. Inspírate
Una buena manera de tener una idea clara sobre cuál será el resultado final cuando vuelvas a pintar es empezar con imágenes inspiradoras. Investiga que hicieron otros, cómo lo hicieron y guarda fotos de aquellos que te gusten. Pinterest es una gran fuente de inspiración y puedes encontrar lo que estás buscando con bastante facilidad. YouTube es una buena fuente de consulta para ver videos instructivos, despejar dudas en relación a materiales y equipos y ver de qué forma lo hicieron otros.

5. ¿Amueblar ahora o con el tiempo?
Volver a pintar es un proceso que da trabajo, sobre todo si la habitación es grande. Por un lado, según en que condición esté la pared, puede que tengas que darle varias manos y por otro puede ser necesario que tengas que mover o proteger los muebles. También está el factor dinero, ya que la pintura no es gratis.

6. Calidad antes que cantidad
Puedes comprar mucha pintura barata, pero sin dudas, la calidad es mejor. Para elegir la calidad de la pintura, ten en cuenta su aplicación. Si la pintura es para el techo o para las paredes del garaje, una opción barata será suficiente, pero si vas a pintar el techo o las paredes interiores te recomendamos elegir una pintura de buena calidad que durará más tiempo, se desgastará menos, y evitarás grietas y asperezas. Si elijes una pintura de mala calidad corres el riesgo de tener que volver a hacer el trabajo varias veces y, a la larga, puede ser más caro que elegir una buena pintura desde el principio. Consulta en la tienda, pero no elijas la pintura en función del precio sino en función de la calidad y la aplicación que vayas a darle.

7. Graba y guarda tus códigos de color
Casi todos los colores que compras hoy están rotos, lo que significa que se mezclan con otro color para generar un tono más cálido o más fresco. Los códigos de color con el sufijo -Y, tienen un tono cálido, mientras que los que tienen el sufijo -N, tienen un tono neutro que tiende hacia los colores fríos. Es importante tener esto en cuenta a la hora de elegir la pintura, pero también en caso de que tengas que pedir más. Por eso te aconsejamos tomar una foto de la etiqueta con el código de color que aparece en la lata y, si es posible, guardar la lata por si la necesitas más adelante.

8. Pinta la superficie
Para estar seguro de que la superficie de la pared va a quedar suave y lisa cuando vuelvas a pintar, préstale atención al sustrato. Es común que haya marcas, daños pequeños en el empapelado, agujeros de clavos o tornillos, y todo esto crea irregularidades en la superficie. ¡A lijar y a brillar! Compra un poco de masilla y rellena los huecos con la ayuda de una espátula. Lija la superficie para suavizarla antes de empezar a pintar. Esto ayudará a que el acabado sea perfecto y uniforme.

9. ¿Mate o brillante?
El brillo de la pintura se mide, por lo general, en escala del 1 al 100. Los números bajos son mate y los números altos son brillantes. Cuando se pintan techos y paredes es mejor usar una pintura más opaca mientras que para cocinas y habitaciones húmedas es mejor una más brillante. Si vas a pintar las paredes de la sala de estar o dormitorios, 7 es un número de brillo estándar.

10. Usa un buen pincel o rodillo
Para que pintar sea rápido, sin problemas y el resultado satisfactorio, es muy importante contar con el equipo adecuado. Un pincel o rodillo de buena calidad hará que el trabajo sea más rápido y el resultado final mejor. Un pincel malo entorpece el trabajo, el resultado no es parejo y puede que tengas que sacar de la pared alguno de los pelos del pincel. Te sugerimos que preguntes en la tienda cuál es el mejor pincel para tu tipo de pintura y necesidades.

11. Lucha por la perfección
Volver a pintar puede parecer, al principio, algo simple pero después de un tiempo se convierte en una tarea pesada. No te conformes con algo que no sea perfecto. No te arrepentirás. Es mejor ser detallista y perfeccionista desde el principio, que tener que hacerlo de nuevo. Ten cuidado cuando elijas el color de la pintura, haz una prueba de la misma. Deja que el proceso tome su tiempo y surta efecto. Prueba, experimenta, mira el color con distintas opciones de iluminación y permítete procesarlo. Cuando hayas empezado a pintar, no vayas muy rápido y hazlo con cuidado. Si se requieren dos o tres manos de pintura, no pintes muy poco una vez que hayas comenzado. Recuerda también pintar en húmedo y dar pinceladas una al lado de la otra. Si tienes que pintar varias paredes, haz una por vez. No vayas en diferentes direcciones al mismo tiempo. Si al terminar, te das cuenta de que no quedó bien porque apuraste el proceso, nunca vas a estar del todo conforme con tus paredes.

¡Buena suerte!